¡Qué cada palo aguante su vela!

Con los vendavales, no atmosféricos precisamente, que arrecian no hay palo que aguante una vela y, si lo hace, será un trapo hecho jirones. Es tal el descrédito que la clase política ha alcanzado que no hay quien crea nada. Por mi edad, viví el franquismo y las alternancias democráticas y ese tiempo ha servido para hacerme llegar a una conclusión. En cuanto el político de turno se acomoda en uno de esos sillones de plastilina que cree inamovibles, él y sus compis se lo montan de tal forma que todos acaban más o menos. No sirve que los que tienen el turno de estar fuera de cotarro digan ¡Nosotros somos los buenos! ¡Nosotros no hacemos eso…! A mi ya no me sirve. En los tiempos cavernícolas la censura lo coloreaba todo de rosa y solo sabíamos lo que, por nuestro bien se decía, teníamos que saber; ahora, por fortuna, aunque no todo, sabemos algo más sobre cómo se lo montan los señores políticos. Algo más pero tampoco todo, claro. Y me fastidia enormemente que unos y otros y siempre por el bien de España y de los españoles, nos mangoneen de esta forma. Ahora dicen y se quedan tan anchos que “la credibilidad de España ha subido” ¿Quién se cree tal patraña con los casos ingentes de corrupción ancestral? Corrupción por cierto, muy didáctica porque en seguida la aprenden los que acceden a los silloncitos. Lo que creo que esta subiendo como la espuma es la venta de bolsas de plástico, de ventiladores y de impermeables por aquello de las salpicaduras…¡Y esto apenas empieza!

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s